0

NOVEDADES LITERARIAS

YA PUEDES DISFRUTAR ESTE OTOÑO LEYENDO NUESTRAS NUEVAS ADQUISICIONES

 
Leer más...
0

EL ARCO IRIS EN EL ARTE


El arco iris en el arte representa el pacto entre Dios y la Humanidad, el puente entre el cielo y la tierra, el elemento que une y separa a la vez el Reino de los Cielos del Reino de Dios en la Tierra. Suele aparecer en las escenas que representan el Juicio Final. La idea se toma de la Biblia (Génesis 9,11), que presenta el arco iris como una señal benevolente de parte de Dios; indica que a partir de ese tiempo ya no volverá a haber ningún diluvio.
Así se representa, por ejemplo, en El Juicio Final de Hans Memling, El Juicio Final de Lucas Van Leyde, etc. La lista sería muy larga, sin embargo Miguel Ángel no lo representó en su Juicio Final: fue una de las transgresiones que se permitió y que tanto desconcertaron a la iglesia.
Mágico y misterioso, el arco iris expresa la idea de unión, de relación y de interacción entre el cielo y la tierra.
Considerado el puente de unión entre ambos, se lo asocia con los dioses y representa la comunicación y el vínculo que establecen con los humanos.
Como símbolo de ascensión, es el camino que permite lograr la elevación del espíritu, acceder a estratos superiores y alcanzar la morada de la deidad.
Para el cristianismo es sinónimo del final de la ira divina (después del diluvio) y refleja una nueva alianza y una nueva oportunidad, bajo este aspecto, el arco iris se relaciona con la renovación y el comienzo de un nuevo ciclo.
Algunas obras que lo representan:
Leer más...
0

FRANZ SCHUBERT (1797 – 1828)


Compositor austríaco romántico que compuso los denominados "Lieder" (breves obras para voz y piano, antecesores de la canción moderna). Nacido en las proximidades de la misma Viena que acogió a Haydn, Mozart y Beethoven, a menudo se le considera el último gran representante del estilo clásico que llevaron a su máximo esplendor esos tres compositores y uno de los primeros en manifestar una subjetividad y un lirismo inconfundiblemente románticos en su música. El lied para canto y piano, uno de los géneros paradigmáticos del Romanticismo, encontró en él a su primer gran representante, cuyas aportaciones serían tomadas como modelo por todos los músicos posteriores, desde Robert Schumann hasta Hugo Wolf y Gustav Mahler.
Admirado en un círculo muy restringido, la revalorización del compositor se llevó a cabo a partir de su muerte: obras inéditas o que sólo se habían interpretado en el marco familiar empezaron a ser conocidas y publicadas, y defendidas por músicos como Robert Schumann o Feliz Mendelssohn. Es, sobre todo, el caso de su producción instrumental madura, de sus últimas sonatas para piano, sus cuartetos de cuerda y sus dos postreras sinfonías, a cuyo nivel sólo son equiparables las de Beethoven.
Leer más...
0

PAUL ÉLUARD (1895 – 1952)


Poeta francés, considerado el maestro de la poesía surrealista. Su perfil se distinguía del de sus contemporáneos y destacaba con personalidad propia. Utilizó un lirismo muy personal y el fin de su poesía fue descubrir y revelar lo real. Tanto lo onírico como la acción llevan al poeta hacia el amor, a una comunicación fraterna. Fue uno de los primeros en hacer una distinción entre textos surrealistas, relatos de sueños y poemas, al igual que también marcó la diferencia entre poesía involuntaria y poesía intencional. A pesar de que el surrealismo deja en el poeta un lenguaje conciso y oscuro, idóneo para despertar cierta violencia, se puede decir de él que es un lírico excepcional que encuentra el equilibrio perfecto en la expresión de emociones contradictorias, donde el amor se opone a la desesperación y le sirve de contrapeso. Por ello, además de ser el máximo exponente de la poesía surrealista, ha pasado a la historia como uno de los grandes maestros de la lírica francesa. Obras suyas son El deber y la inquietud (1917), Morir por no morir (1924), Capital del dolor (1926), El amor, la poesía (1929), La vie inmediate (1932), La rose publique (1934), Les yeux fertiles (1936), Les hommes et leurs animaux, les animaux et leurs hommes (1937), Chanson complète (1939), Donner à voir (1939), Choix de poèmes (1941) y La Inmaculada Concepción (1930) –escrita en colaboración con A. Breton–, Poésie et vérité (1942), Dignes de vivre (1944), Au rendez-vous allemand (1944), Poèmes politiques (1948), Une leçon de morale (1949). De manera póstuma se publicaron Lettres de jeunesse, avec poèmes inédits (1962) y Le poète et son ombre (1964).
Leer más...
0

¿QUÉ FUE LA “CRISIS DE LITTLE ROCK”?


En 1957, nueve estudiantes negros fueron admitidos por primera vez en el instituto de Little Rock (Arkansas), pero la comunidad blanca se opuso. Este episodio marcará el inicio de la integración racial en los colegios estadounidenses.    

En la ciudad sureña de Little Rock (Arkansas, EE UU) nueve estudiantes de color matriculados en la Central High School, hasta ese momento sólo para blancos, tenían que comenzar el curso escolar.

Sin embargo, desde hacía días, el gobernador segregacionista de Arkansas, Orval Faubus, había decidido rodear la escuela con las tropas de la Guardia Nacional de Arkansas para impedir la entrada a los estudiantes negros, lo que derivó en una intensa confrontación con las fuerzas de seguridad.
Tres años antes, en 1954, y tras una larga lucha, la Corte Suprema de EEUU había declarado de forma unánime que la segregación en las escuelas públicas era inconstitucional.
A partir de ese momento cualquier ciudadano estadounidense de cualquier raza o religión podía acudir a cualquier escuela pública norteamericana.
El juez federal Robert Davies dictaminó que Orval Faubus no había utilizado las tropas de la Guardia Nacional de Arkansas para preservar la ley y ordenó que las tropas fuesen retiradas. Los nueve pudieron entrar por fin. Cuando la muchedumbre descubrió que estudiantes negros estaban dentro, comenzó a desafiar a la policía y a abalanzarse hacia la escuela entre gritos y amenazas.
Temerosa de que la policía fuese incapaz de controlar a la multitud, la administración de la escuela desalojó a los estudiantes negros por una puerta lateral antes del mediodía.
Sin la Guardia Nacional, la policía de Little Rock trató de mantener el orden pero fue incapaz.
Ninguno de los Nueve de Little Rock (que tenían entre 15 y 16 años) intentó acudir la escuela al día siguiente, era el 5 de septiembre de 1957.
Ese día, el consejo escolar de Little Rock solicitó la suspensión del plan de segregación, pero dos días después, la demanda fue denegada por Davies, el juez del distrito federal.
Clasificando el desorden como “vergonzoso”, el propio presidente Eisenhower puso la Guardia Nacional de Arkansas bajo ordenes federales.
Ante estos hechos, Eisenhower ordenó el envío de 1.200 soldados a Little Rock y así consiguió, 21 días después del inicio oficial del curso, que los nueve estudiantes afroamericanos lograron entrar en el instituto por primera vez y así ejercer su derecho a la educación.

Símbolo de la integración racial
Las fotos de ese día, de unos adolescentes teniendo que ser escoltados por el ejército para ir a clase, darían la vuelta al mundo.
Este episodio es considerado como uno de los hechos más importantes del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos.
La presencia de las tropas federales se mantuvo durante todo el año escolar. En el interior del edificio, sin embargo, los nueve estudiantes seguían siendo acosados por muchos de sus compañeros.
Incapaz de tolerar el abuso continuo, una de los Nueve, Minnijean Brown, se enfrentó a ellos y fue expulsada de la Central High School en febrero de 1958. Terminó sus estudios en Nueva York.
El 25 de mayo de 1958, Ernest Green, recibió su diploma e hizo Historia como el primer negro en graduarse en la escuela secundaria de Little Rock.
Hoy, la escuela alberga un museo que conmemora aquellos acontecimientos y denuncia la discriminación racial.
Leer más...
0

¿CÓMO Y DÓNDE SURGIÓ LA IDEA DEL SELLO DE CORREOS?


El primero se emitió en Inglaterra: fue el Penny Black (por ser negro y costar un penique). Su impulsor fue Rowland Hill y en torno a él hay toda una leyenda.

Un sello postal o de correos –también conocido como estampilla o timbre– es un comprobante del pago previo o franqueo de un envío efectuado por correo. Se trata de una etiqueta, un pequeño papel generalmente engomado cuya forma más usual es rectangular o cuadrada (aunque existen otros formatos), que se pega en el sobre o paquete a enviar. Hoy día, con el auge de los medios electrónicos de comunicación, es cada vez más infrecuente recurrir al correo postal convencional, y así los sellos son casi exclusivamente objeto de coleccionismo: la filatelia o afición por coleccionar y clasificar estampillas, una actividad nacida en el último tercio del siglo XIX, sigue siendo el pasatiempo favorito de muchas personas. Pero, aunque ahora nos pueda parecer algo anacrónico y pasado de moda, no hace tanto tiempo que el sello apareció en la Historia y, entonces, resultó una gran innovación.
El primero se puso en circulación el 6 de mayo de 1840 en Inglaterra, pero ¿cómo surgió la idea? La emisión del sello postal se enmarca dentro de una profunda reforma del servicio de correos británico emprendida, entre otros, por el profesor Rowland Hill (1795-1879). Hasta entonces el envío lo pagaba el destinatario en función de los kilómetros recorridos, y no por el peso de lo enviado. Hill fue quien propuso que el envío lo pagara el remitente según una tarifa uniforme, establecida en función del peso de la mercancía y no del kilometraje. En torno a cómo se le ocurrió el invento circula una leyenda. Según esta anécdota, en 1835, Hill, de viaje por Escocia, paró a descansar en una posada. Mientras se calentaba junto a la chimenea, vio que el cartero entraba en la casa y le entregaba una carta a la posadera. Ella la examinó y se la dio al cartero, diciéndole que era muy pobre y no podía pagar el importe, por lo que le rogaba que se la devolviera al remitente.
Hill, conmovido, se ofreció a abonar el coste de la misiva; el cartero le cobró y le entregó de nuevo la carta a la posadera. Pero ésta, una vez se quedaron solos, se volvió al generoso huésped y le explicó con amabilidad: "Señor, le agradezco el detalle que ha tenido. Soy pobre, pero no tanto como para no poder pagar ese sobre. Si no lo hice fue porque no hay nada escrito en él, salvo la dirección. Mi familia vive a mucha distancia y nos escribimos teniendo cuidado de que cada palabra de la dirección esté escrita por diferente mano: si aparece la letra de todos, significa que todos están bien. Una vez examinada la dirección de la carta, la devolvemos al cartero diciendo que no podemos pagarla y así tenemos noticias unos de otros sin que nos cueste un penique". La anécdota es falsa y fue desmentida por el propio Hill en sus memorias, pero resulta muy ilustrativa del avance –y también el enriquecimiento para el Estado– que supuso el sello.
Y ese primer sello costó, precisamente, un penique. Se trata del famoso Penny Black de la reina Victoria (Penny por el precio y Black por ser negro). Hill dibujó en él el perfil de la reina y escribió la palabra Postage (Correos) en la parte superior y en la inferior One Penny (Un penique). Omitió el nombre del país por entender que la efigie real bastaba para identificarlo. El 8 de mayo se puso a la venta el de dos peniques, en color azul. El nuevo sistema postal tuvo un éxito instantáneo, hasta el punto de que en una semana se triplicó el número de cartas enviadas; sólo el primer día de venta al público, se vendieron 60.000 ejemplares. De resultas de ello, Rowland Hill fue nombrado Director de Correos de Reino Unido y dedicó el resto de su vida a realizar ampliaciones y mejoras en los servicios postales. El nuevo sistema encontró rápida aceptación en otros países y a los pocos años estaba ya generalizado internacionalmente.
Leer más...
0

CLUB DE LECTURA EN INGLÉS

Hoy debatimos sobre varios cuentos: Okay, now do you surrender? de Steve Almond, Fool Proof de Bruce Robert Coffin, y Safety de Lydia Fitzpatrick, de la compilación de The Best American Mystery Stories 2016 editada por Elizabeth George.
"What you'll find in this volume are stories that demonstrate a mastery of plotting; stories that compel you to keep turning the pages because of plot and because of setting; stories that wield suspense like a sword; stories of people getting their comeuppance; stories that utilize superb point of view; stories that plumb one particular and unfortunate attribute of a character," promises guest editor Elizabeth George in her introduction. The Best American Mystery Stories 2016 is a feast of both literary crime and hard-boiled detection, featuring a seemingly innocent murderer, a drug dealer in love, a drunken prank gone terribly wrong, and plenty of other surprising twists and turns.
Leer más...
0

¿QUIÉNES FUERON LAS “SINSOMBRERO"?


Fueron las artistas de la Generación del 27, que colaboraron en la agitación cultural y en la modernización social de los años 20 y 30 en España.

La anécdota que da nombre a este grupo de mujeres artistas la protagonizaron Federico García Lorca, Salvador Dalí, Margarita Manso y Maruja Mallo cuando coincidieron entre 1923 y 1925 como estudiantes en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.
Relató Maruja Mallo que un día decidieron pasear por la Puerta del Sol de Madrid con la cabeza descubierta, porque parecía que el sombrero está "congestionando las ideas". La aventura acabó entre insultos, gritos y piedras de viandantes enfadados con la trasgresión de aquellos jóvenes artistas.
Era un tiempo en el que el epicentro de la agitación cultural española estaba en manos de un movimiento artístico e intelectual, cuyos miembros se englobaba en la conocida como Generación del 27.
Con el término Generación del 27 se conoce al que seguramente es el grupo de literatos y artistas más influyentes y conocidos de la cultura española. Su legado es ampliamente conocido pero ¿acaso no había mujeres? Nada más lejos de la realidad.
Dentro del Grupo del 27 existieron, crearon y triunfaron una generación de mujeres pintoras, poetas, novelistas, ilustradoras, escultoras y pensadoras, de inmenso talento que no sólo gozaron en su tiempo de éxito nacional e internacional.
Y ellas son las que se encuentran dentro del grupo de las sinsombrero: Concha Méndez, Marga Gil, Josefina de la Torre, Maruja Mallo, Rosa Chacel, Ernestina de Champourcín, María Teresa León…
Las creaciones pictóricas, poéticas, escultóricas y teatrales de estas mujeres modernas están a la altura, y en algunos casos superan, a la de sus compañeros varones. Si a Rafael Alberti, Federico García Lorca, Pedro Salinas, Luis Cernuda, Jorge Guillén y demás poetas del momento se les considera parte de la Edad de Plata de la literatura española (masculina), se afirma que ellas conformaron la Edad de Oro de la literatura femenina.
Pero varones y mujeres compartían espacios de intercambio cultural como la Revista de Occidente o La Gaceta Literaria.
Aunque también existieron lugares exclusivos donde estas mujeres se reunían y compartían ideas. En el Madrid de aquellos años se consolidaba la Residencia de Señoritas, grupo femenino de la Residencia de Estudiantes, el Lyceum Club Femenino o la Asociación Universitaria Femenina.
La semilla de la transformación femenina de varias generaciones y el camino de la igualdad de derechos se gestó en estas instituciones.

Una recuperación imprescindible
Para retratar el perfil de algunas de las mujeres que más influyeron en la vanguardia artística y política de su época se creó un innovador proyecto transmedia “Las Sinsombrero” (http://www.rtve.es/lassinsombrero/es), que utiliza diferentes formatos y plataformas (televisión, internet, exposición y publicación), con el objetivo de recuperar, divulgar y perpetuar el legado de las mujeres olvidadas de la primera mitad del siglo XX en España. Desde las figuras femeninas de la Generación del 27 hasta todas aquellas mujeres que con su obra, sus acciones y su valentía fueron y son fundamentales para entender la cultura y la historia de un país que nunca las reivindicó.
Dentro del proyecto se llevan a cabo acciones para difundir y hacer accesible el legado intelectual de estas mujeres, entre otras cosas, reeditando sus obras, revisando los manuales escolares y universitarios de literatura, de arte y de historia, dándolas a conocer en las aulas, poniendo placas en las calles y plazas en las que transitaron y vivieron.
Leer más...
0

CLAUDE MONET (1840 – 1926)


Menúfares (Las nubes), de 1903
Pintor francés, figura clave del movimiento impresionista. Sus inclinaciones artísticas nacieron del contacto con Eugène Boudin en Le Havre, y las excursiones al campo y la playa durante su adolescencia orientaron el posterior desarrollo de su pintura. Cézanne aludió a la capacidad del artista para captar objetiva e inmediatamente la realidad. Sin embargo, su proceso creativo iba más allá de la observación directa de la naturaleza, y empleaba la memoria visual como recurso imprescindible para el acabado de sus composiciones. Las imágenes que se forman en la memoria son percepciones, igual que las determinadas por la visualización de las cosas, y entre ambas puede surgir, como ocurrió en la pintura de Monet, una nueva concepción de la imagen pictórica de la realidad. En sus últimas composiciones de lirios de agua, la forma está prácticamente disuelta en manchas de color, lo que, de algún modo, resulta una anticipación de lo que sería más tarde el arte abstracto
Leer más...
0

¿CUÁNDO SE INVENTARON LOS HORÓSCOPOS EN OCCIDENTE?


No se sabe la fecha exacta, pero sí que aparecieron en el Egipto helenístico (323-30 a.C.) como una evolución de la tradición astrológica venida de Mesopotamia.

Desde su invención, el horóscopo se convirtió en la principal herramienta de la astrología. Aunque hoy lo asociamos al conocimiento de los rasgos personales y psicológicos de alguien, en el pasado el horóscopo perseguía sobre todo fines prácticos, relacionados a menudo con la elección del momento más propicio para algo. Por ejemplo, era muy frecuente que se utilizasen para escoger la fecha de un acontecimiento –una coronación, el inicio de una batalla o la de la fundación de una ciudad. También se recurría a ellos con mucha frecuencia en la práctica de la medicina. Pero ¿cuándo fue creada esta representación visual de las especulaciones sobre la influencia de las estrellas y otros cuerpos celestes en la conducta humana? No hay una fecha exacta conocida, aunque sí sabemos que, en China, los horóscopos surgieron con toda seguridad durante la dinastía Zhou (1050-250 a.C.). En Occidente, donde se da la otra gran tradición astrológica históricamente contrastada junto a la china –y la hindú, relacionada con la nuestra–, su implantación fue algo posterior.
Concretamente, su aparición suele situarse en el Egipto helenístico –el período comprendido entre la muerte de Alejandro Magno, en 323 a. C., y la de Cleopatra, en 30 a. C.– como una evolución de la astrología mesopotámica. Lo que no está nada claro es a quién se debió la autoría del invento. Entre los posibles padres de la criatura, las fuentes antiguas citan a Eudoxo de Cnido, a Beroso el Caldeo y a Hipsicles, pero en ningún caso hay pruebas concluyentes. Y, por supuesto, siempre mencionan a Hermes Trismegisto, un fascinante sabio dedicado a la magia, la alquimia, la astrología y otros arcanos (en la imagen que ilustra este artículo, en un grabado que lo representa junto al Sol, la Luna y otros símbolos astrológicos). El problema es que no hay ninguna evidencia histórica de que tal personaje existiera realmente: hoy la historiografía cree que se trata más bien de un compuesto mítico basado, eso sí, en distintos eruditos de la época y otros anteriores en el tiempo.
Así, Hermes Trismegisto –que en griego significa "Hermes, el tres veces grande"– aparece en la literatura ocultista como un sabio egipcio de la etapa helenística al que se le atribuyen diversos méritos. Según ciertas fuentes, habría sido el mismísimo creador de la alquimia y desarrollado un sistema de creencias metafísicas conocido como hermetismo (de ahí deriva la palabra "hermético"). Para algunos pensadores medievales, fue un profeta pagano que anunció el advenimiento del cristianismo, e incluso, según otros, se trataría del nombre dado en griego al dios egipcio Tot. También se le han atribuido estudios de alquimia, como la Tabla de esmeralda –que sería traducida del latín al inglés nada menos que por Isaac Newton, y de filosofía, como el Corpus hermeticum. Y, como ya se ha dicho, la invención del horóscopo. No obstante, pese a la fascinación que siempre ha despertado, el personaje se fue construyendo principalmente desde la Edad Media hasta la actualidad, sobre todo a partir del resurgimiento del esoterismo.
Leer más...
0

¿CUÁL ES EL ORIGEN DE LA PALABRA “GUIRI”?


Así se llama en español coloquial al extranjero, especialmente europeo o norteamericano. Según el DRAE, guiri es un apócope del euskera guiristino, cristino, nombre con el que los carlistas designaban a los partidarios de la reina Cristina y a los liberales. El uso citado para designar al turista podría venir de ahí o de guiri-gay, vocablo que identifica el "lenguaje oscuro y difícil de entender", según la RAE, como el que hablan los extranjeros. El escritor Juan Goytisolo cree que guiri derivaría del turco guiur, infiel o extranjero.
La palabra ‘guiri’ que actualmente designa en lenguaje coloquial de España –no parece emplearse en América– a los turistas extranjeros, especialmente si no hablan nuestra lengua, además de hacer referencia en argot a un guardia civil, tiene como origen, según tanto Corominas como el DRAE, una antigua denominación de cristinos (por la reina Cristina) dirigido hacia los soldados del gobierno liberal por parte de los sublevados carlistas. En boca de carlistas vascoparlantes cristinos sonaría a guiristinos –del mismo modo el latín cruce da gurutze en vasco, teniendo en cuenta además que en vasco ya existía la palabra guiristino con el significado de ‘cristiano’.
De significar ‘soldados que combatían a los carlistas’ la voz pasaría a designar a cualquier uniformado, soldado o guardia civil. En la obra de Pérez Galdós “Zumalacárregui” (1898) aparece repetidamente la voz guiri para denominar por parte de los carlistas a los soldados gubernamentales que les combatían. En su boca, claro, la palabra sonaba muy despectiva. En un pasaje incluso se comenta “que a los de la Guardia se les llamó guiris porque llevaban en su gorra las letras G.R.I. (Guardia Real de Infantería). En otro libro de Galdós “De Cartago a Sagunto” (1911) se puede leer “tan pronto invadían la posada los oficiales carcas (los carlistas) como los guiris que con tal nombre eran conocidos en Navarra los liberales”.
En el cambio de significado actual hacía extranjero podría eventualmente haber influido la fonética del vocablo, asociado tal vez a guirigay o a un lenguaje incomprensible. Por otra parte, se observa en el lenguaje castellano actual que se utiliza en registros muy coloquiales el término guripa señalando a uniformados (guardias, policías, soldados, o individuo de cuidado) que recuerdan algunos usos de la voz guiri. Los etimólogos suelen decir que guripa tiene un origen caló aunque no está claro del todo.
Además de guiri, en Canarias se usa para referirse al turista anglosajón y también al procedente de otras naciones del centro y el norte de Europa la forma choni (o chone). Con toda probabilidad, esta palabra procede del inglés Johnny, forma cariñosa o hipocorística de John.
Leer más...
0

HOY RECOMENDAMOS LA LECTURA DE…


El lector de Bernhard Schlink.
Michael Berg tiene quince años. Un día, regresando a casa del colegio, empieza a encontrarse mal y una mujer acude en su ayuda. La mujer se llama Hanna y tiene treinta y seis años. Unas semanas después, el muchacho, agradecido, le lleva a su casa un ramo de flores. Éste será el principio de una relación erótica en la que, antes de amarse, ella siempre le pide a Michael que le lea en voz alta fragmentos de Schiller, Goethe, Tolstói, Dickens... El ritual se repite durante varios meses, hasta que un día Hanna desaparece sin dejar rastro. Siete años después, Michael, estudiante de Derecho, acude al juicio contra cinco mujeres acusadas de criminales de guerra nazis y de ser las responsables de la muerte de varias personas en el campo de concentración del que eran guardianas. Una de las acusadas es Hanna. Y Michael se debate entre los gratos recuerdos y la sed de justicia, trata de comprender qué llevó a Hanna a cometer esas atrocidades, trata de descubrir quién es en realidad la mujer a la que amó...
Bernhard Schlink ha escrito una deslumbrante novela sobre el amor, el horror y la piedad, la culpa individual, la colectiva o el perdón, la angustia, el odio y la vergüenza; sobre las heridas abiertas de la historia; sobre una generación de alemanes perseguida por un pasado que no vivieron directamente, pero cuyas sombras se ciernen sobre ellos.
Leer más...
0

1967: LLEGAN LOS CAJEROS AUTOMÁTICOS


El actor Reg Varney fue el primer usuario de un cajero automático, que se instaló en una sucursal del banco Barclays, en Londres, el 27 de junio de 1967.
La tecnología avanza a un ritmo vertiginoso. Hace medio siglo no existían los cajeros automáticos –en la actualidad, hay unos tres millones de ellos–. Pero en este tiempo nos hemos habituado a las tarjetas de crédito, a la banca electrónica, a comprar por internet e incluso al pago directo a través del móvil. Todo empezó un sábado de 1965, cuando el ingeniero John Shepherd-Barron, que vivía en el campo, se acercó hasta Londres para retirar dinero en su oficina bancaria. Llegó un minuto tarde, con lo que tuvo que regresar y pedir al dueño de su garaje que le hiciera efectivo un cheque, para así tener dinero el fin de semana.
Aquella misma noche se puso a pensar en una máquina que no tuviese horario de oficina, como no lo tenían las expendedoras de chocolatinas, chicles y caramelos, que facilitaban el producto con solo insertar una moneda y accionar una palanca. Su idea era sustituir la moneda por una clave numérica. Según parece, Shepherd-Barron quería utilizar una de seis dígitos, pero su mujer le convenció de que una de cuatro sería más fácil de recordar, y así fue. Para no tener que revelar el sistema de decodificación del ingenio, se negó a patentar el invento.
El primer cajero automático, que fabricó la empresa donde trabajaba –esta hacía máquinas para contar monedas–, entró en funcionamiento el 27 de junio de 1967 en una oficina de Barclays Bank, en Enfield (Londres). No funcionaba con tarjetas, sino con unos cheques impregnados en un compuesto radiactivo de carbono-14. El cajero pedía además el código de seguridad de cuatro cifras y daba un billete de diez libras esterlinas.
En un principio se instalaron seis máquinas en otras tantas localidades de la periferia de la capital británica, y a pesar de algunos problemas iniciales de vandalismo, el invento supuso un gran éxito para Barclays. De manera independiente, el escocés James Goodfellow, que había desarrollado las tarjetas de plástico para este mismo fin y el número de identificación personal –el PIN–, reclamó también la paternidad del invento, pero el cajero de John Shepherd-Barron fue el primero.
Leer más...
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Política de cookies | Más información

Lo + visto

Comentarios


Etiquetas

Archivo

bibliotecapublicagines.blogspot.com.es | Todos los derechos reservados | Política de cookies

© Jomolo4 2015 | Con la tecnología de Blogger